Terceros molares impactados; Evolución del proceso quirurgico. Revisión de la literatura

AUTOR: Guillermo Enrique Blanco Ballesteros

RESUMEN

La cirugía de terceros molares impactados es un procedimiento muy común en la cirugía oral, con los años la técnica e instrumental han cambiado, todos estos avances han permitido brindar comodidad al profesional y al paciente, disminuyendo de esta forma el impacto traumático ocasionado por el tratamiento quirúrgico. Comparar estos avances del pasado y observando el presente de estos en beneficio de lograr un mejor resultado operatorio.

ABSTRACT

The impacted third molar surgery is a very common procedure in oral surgery, over the years and instrumental techniques have changed, these advances have allowed the professional and provide comfort to the patient, thus reducing the traumatic impact caused by the treatment surgical. Compare these advances of the past and present of watching these for the benefit of a better surgical outcome.

PALABRAS CLAVE

Terceros molares impactados, técnica quirúrgica, instrumental quirúrgico.

KEY WORDS

Impacted third molars, technique surgical., surgical instruments.

INTRODUCCIÓN

El tratamiento quirúrgico de los terceros molares es un tema fascinante para cualquier cirujano oral y es uno de los procedimientos más realizados en los tratamientos odontológicos. Es satisfactorio leer como ha evolucionado este procedimiento con el transcurrir de los años y con la tecnología, este procedimiento tiende hacer menos traumático .

RECORRIDO POR EL PASADO

El proceso evolutivo del tratamiento quirúrgico de los terceros molares es muy rico en cuanto a la literatura, estos textos son un legado del trabajo de muchos cirujanos que en su momento sirvieron de referencia para realizar este procedimiento y también para motivarlos a seguir esta especialidad.

Como con el transcurrir de los años han cambiado algunos instrumentales y surgieron otros, se depuraron algunas técnicas y con los avances tecnológicos en beneficio del paciente, intentando disminuir el incomodo proceso de convalecencia en los pacientes sometidos a este procedimiento.

1-IMPACTACIÓN Y DIFICULTAD

En 1926, Winter1 presentó un trabajo para la clasificación de los terceros molares retenidos en cuanto a su posición dentro del maxilar (mesioangular, horizontal, vertical, distoangular, vestibuloversión, linguoversión), en 1933, Pell y Gregory 2presentan una clasificación teniendo en cuenta su posición del maxilar, teniendo como referencia la posición del tercer molar con la rama ascendente mandibular y la profundidad relativa del tercer molar y la posición de el tercer molar en relación al eje axial del segundo molar inferior, estas 2 referencias son utilizadas hoy día como la norma de referencia en la evaluación de candidatos a cirugía de terceros molares impactados3-12.

Macgregor fue uno de los primeros en proponer un modelo para determinar el grado de dificultad quirúrgica13.

Aunque Tamashiro et al. clasifican la retención desde otra óptica y es el grado de dificultad quirúrgico, en una combinación de trabajos como los de Winter, Pell y Gregory y Ginestet, teniendo como base la localización anatómica como; el seno maxilar, conducto dentario inferior, agujero mentoniano y piso nasal, consideran que esto es lo que va a determinar el grado de dificultad al momento de realizar la extracción.

Tipo I: La corona se observa clínicacamente parcial y/o totalmente en la cavidad oral.

TipoII: La corona no se observa clínicamente, radiografícamente se localiza en limites que circundan el hueso alveolar.

TipoIII: Todas aquellas retenciones que se encuentran ubicadas fuera de la zona anatómica que les correspone14.

Abu-el naaj et al proponen una clasificación del tercer molar TMC, teniendo en cuenta una posición relativa del diente con respecto al canal alveolar.

TMC I: Tercer molar erupcionado y/o impactado que sus raíces se encuentran por encima del canal del nervio dentario inferior y se observa en una radiografía panoramica.

TMC II A: Las raíces del molar se encuentran en relación con el canal y se observa un oscurecimiento, se necesita de un CT para verificar su verdadera relación con el nervio.

TMC II B: El cuerpo del diente se encuentra más profundo y en relación con el canal del nervio y sus raíces se encuentran más cerca de la basal.

TMC III: El diente está ubicado completamente por debajo del nervio dentario inferior15.

Las anteriores clasificaciones no serian posibles sin las técnicas de imagen que ayudan a clasificarlas.

2-TÉCNICAS DE IMAGÉN

El dr. Otto WALKHOFF de Braunschweig, Alemania, realizó la primera radiografía dental alrededor de 1896, este nuevo descubrimiento permitió a los odontólogos realizar estudios con propósitos de diagnostico y seguimiento de los tratamientos realizados en Odontología.

Se considera padre de la radiología panorámica es el profesor Yrjö V. Paatero de Helsinki, Finlandia (1948). y el dr. Eiko Sairenji del Japón, fue el primero en realizar el término Ortopantomografo para describir la película panorámica16.Su importancia en el diagnóstico oral y maxilofacial, es porque se observa en un conjunto los dientes, maxilar, mandíbula y otras estructuras anatómicas, fundamentales cuando se planea un procedimiento quirúrgico. Es una herramienta importante en la consulta diaria.

Las técnicas imagenológicas en odontología son la radiografía periapical 17, la oclusal, panorámica18-36, Fig 1,2,3.

La radiografía oclusal nos sirve para determinar la posición vestibular y/o palatina, lo mismo que la radiografía periapical con la técnica de Clark37,38.

Hounsfield (1972) es considerado el padre de la tomografía computarizada, existe un antes y después en imágenes diagnósticas, ya que la radiología convencional tenia limitaciones, como la presentación de 2 dimensiones de los objetos cuando este presenta tres dimensiones espaciales 17, la tomografía ha sido la técnica de imagen que demuestra con exactitud la ubicación de un molar dentro del maxilar y su relación con otras estructuras anatómicas importantes18-26

La tomografía computada en general adquiere un volumen 3d de forma axial con el desarrollo de los equipos de tomografía cone beam se está realizando una adquisición volumétrica 3d de forma cónica, permitiendo entre otras ventajas disminuir la irradiación y mejorando la resolución espacial y temporal específicamente en estudios de radiología oral y maxilofacial. Fig 4 y 5.

los nuevos equipos de radiografía oral presentan la novedad que son digitales y presentan un margen de distorsión más bajo, menor radiación, almacenamiento, reutilización, la imagen se puede imprimir en papel radiográfico o películas radiográficas, desventajas alto costo, resolución inferior 39. cabe resaltar que las más usada es la ortopantomografía como examen diagnóstico inicial y en casos que se necesite un examen exacto, es la tomografía computarizada el examen diagnóstico indicado.

3- ASEPSIA

Para realizar la asepsia del paciente debemos tener en cuenta ciertos elementos como: Los guantes quirúrgicos fueron introducidos gracias al Dr William Halsted, hoy contamos con guantes de látex, látex con bajo contenido de proteínas, copolimeros sintéticos , como el neoprenE y/o estireno, para aquellos pacientes y el personal médico con alergia al látex40, además de contar con guantes estériles empacados de forma individual y en diversas tallas y guantes no estériles en caja.

Los compuestos químicos utilizados para la antisepsia, usados antiguamente son diversos, como el bicloruro de mercurio40,alcohol, tintura de yodo, ácido fénico y tintura de merthiolate41, ahora contamos con clorexidina al 0,12% solución acuosa para la mucosa, iodofóros (iodo combinado con polivinilpirrolidona) 10% en solución acuosa y triclosan, un bisfenol sintético usado como antiséptico oral 0,3-2%42, otros agentes usados para desinfección son: aldehídos, derivados clorados, derivados yodados, detergentes catiónicos, gases como la propiolactona, metales pesados derivados de la plata y derivados de mercurio, todos estos se emplean en menor frecuencia43.

Equipos de esterilización; se utilizaban para esterilizar el instrumental, medios como esterilización con agua hirviendo agregando carbonato de sodio al 2% 15 ml x lt de agua para alcanzar una temperatura de 121° C, esterilización por calor seco, con los inconvenientes de largos periodos y deterioro del instrumental, esterilización en frio con soluciones químicas que no se consideran seguras para esterilización, largos periodos para desinfección y algunos producen corrosión y oxidación del instrumental metálico.

El autoclave es el mejor medio de esterilización, utiliza vapor, presión, temperatura y tiempo44, hoy se cuenta con indicadores biológicos, para verificar que la esterilización se lleve a cabo, bacillus stearothermophilus 45, ver la radiación ultravioleta con longitudes de onda entre 240-280nm, para esterilizar, la sala quirúrgica.

Óxido de etileno es un reconocido medio de esterilización con ciertas desventajas como son; periodos largos, altos costos y posibles complicaciones de salud para quienes manejan est os equipos, hay que hacer un seguimiento ocupacional a los mismos, se emplea el Bacillus subtilis, para medir su eficacia.

Plasma de peróxido de hidrogeno un nuevo sistema de esterilización es apropiada para instrumentos sensibles al calor y la humedad, se utiliza el bacillus stearothermophilus.

Plasma gaseoso, tiene la ventaja que limpia y desinfecta el instrumental, siendo capaz de remover capas de oxido si lo presenta el instrumental, no es tóxico al ambiente,la desventaja es su alto costo44.

Radiación ionizante, como rayos x y radioisótopos para equipos susceptibles o empacados al vacio 46.

4-JERINGA CARRPUL

Las primeras jeringas utilizadas eran de vidrio tipo luer, luego a aparecieron las tipo carpule, metálicas presentaban un dispositivo de agujas delgadas y un tope de plomo u otro metal que cumplía las funciones de tope47,tipo luer muy diferente a las disponibles actualmente (esterilizadas y diferentes calibres y tamaños).Fig.6,7,8
Las jeringas tipo Carpul han evolucionado y existen diferentes modelos y tipos, ahora contamos con Sistemas electrónicos de anestesia (Midwest® Denstply y Wand®Milestone Scientific), que tienen defensores y opositores. Fig.9-10

5- BISTURÍ

Existían bisturí de un solo cuerpo que afilaba en cada cirugía48, ahora utilizamos Bisturí de Bard- Parker Fig. 11 con cuchillas intercambiables y diferentes formas 10, 11, 12, 12D, 15. 15C49 Fig.12, estas son utilizadas de acuerdo al criterio de cada cirujano en particular , también existen otros bisturí con otros modelos y diferentes al mango tradicional son una opción de acuerdo a la preferencia del cirujano. Fig. 13-14
Contamos con equipos como el electrocauterio50 con el que disminuye el sangrado y se obtiene una mejor visibilidad del área a intervenir y una herida libre de contaminación.fig.14-15.
Otros proponen el uso de laser para obtener una herida libre de contaminación disminuir dolor e inflamación51-53.


6-INCISIÓN

A lo largo de la historia encontramos diferentes tipos de incisión para el acceso quirúrgico como son : Mead 54(1930), Cogeswell55(1933), Avellanal56(1946), Ward57(1946), Maurel58 (1959), Kruger59(1959),Ries Centeno60(1960), Szymd61(1971), Berwick62(1971), Howe63(1971), Lotter64(1984), Berzaghi65(1989), Stevão66(1998), Saad Neto67( 2000), Nawesbwar68(2002), Suarez69(2003). Todas estas han sido propuestas para evitar daños a nivel periodontal distal al segundo molar, obtener mejor acceso quirúrgico, disminuir dolor y inflamación, una de las complicaciones más comunes en este tipo de procedimiento quirúrgico. Pero Ninguna se ha establecido como la técnica ideal para evitar los efectos secundarios del tratamiento.

6-SUTURA

La sutura era seda negra que se enhebraba en las agujas, cagut, hilos de lino70, hoy contamos con diferentes formas y tamaños de la aguja desde 1/4, 3/8, 1/2, 3/4, de corte cónico, cortante , corte reverso, de origen, animal (cagut, seda), vegetal (Lino,Algodón),
Sintéticos(poliamida, poliéster, polietileno, polipropileno, ácido poliglicólico, polidioxanona), de diámetro de 2 a 11 -0,, largo de 13 cm a 2,5 mt, construcción (monofilamentar, multifilamentar(torcido, trenzado, con revestimiento “silicona o teflón”)71.

7- OSTEOTOMIA Y ODONTOSECCIÓN

Kruger, hace referencia en que no existía una técnica exacta para la exodoncia de terceros molares, existían dos corrientes una que estaba de acuerdo con remover suficiente hueso para retirar el diente de manera intacta y otra que sugería que el diente se debía seccionar para evitar hacer una osteotomía menos agresiva. El método para realizar la osteotomía y odontosección muchas veces se realizaba con cincel y martillo61,72.

Encontramos elementos como; el torno dental que consistía en un una pieza de que funcionaba con un sistema de poleas y pedal se utilizaba para la osteotomías, ayudados con fresas de carburo de tallo largo y corto, como también discos de carburo montados en mandriles, o el martillo automático, que consistía en el torno dental con una osteotomos especiales, que funcionaban como un taladro percutor, y permitía hacer las osteotomias73.Fig.39

La fabricación de piezas de mano accionadas por aire, Invención de John Borden74 en 1959 que conllevarían a su uso en los procesos de osteotomía dental y maxilar de una manera muy tímida, posteriormente el micromotor de aire a medidados de 1960, desplaza al antiguo torno dental.

La pieza de mano angulada a 45º y la fresa quirúrgica han modificado este procedimiento fundamental para le realización de este proceso. Hoy día contamos con Sistemas de piezas de mano eléctricas y con sistema de iluminación incorporado con diferentes programas y torque de acuerdo a la necesidad, Existen micromotores eléctricos con una serie de programas quirúrgicos para calibrar el torque durante la osteotomia y odontosección y sistema de irrigación incorporado, sistemas iluminación en los contra-angulo, piezas rectas y anguladas para los micromotores. El sistema de cirugía piezo eléctrica que es un mecanismo de ultrasonido Fig.40, Barone et al concluyen, que el tiempo quirúrgico con este sistema es más prolongado que el realizado convencionalmente con fresas y equipos neumáticos y eléctricos lo que se consideraria una desventaja, pero miniminiza la osteonecrosis y evita el daño al tejido blando circundante, disminuye el trismos, inflamación, el uso de analgésicos 75. Este Podría ser inspirado en aquel de taladro percutor que se utilizo en algúna época y que debió ser traumático y molesto para el paciente.Fig.39

Otra opción es el Laser para osteotomías con resultados in vitro muy satisfactorios, como una cicatrización más rápida comparados con el uso de fresas y piezas neumáticas, otra ventaja seria la detección automática de diferencias en cualidades de tejidos por medio de un sensor integrado para evitar daño a estructuras sensibles como vasos y nervios, ausencia de ruido atemorizante, menor índice de inflamación, trismus, y edema ,el tiempo de apertura fue más rápido, algunos equipos tienen la opción spray aire-agua, este mecanismo de corte por una interacción de energía láser con el spray de agua, que se conoce como efecto hidroquinético, lo que miniminiza o anula el daño térmico. Como desventaja de los laser tenemos un mayor tiempo operatorio y una técnica más dispendiosa, algunos consideran este procedimiento difícil.

Existen varias técnicas quirúrgicas para la extracción, una via sublingual utilizada por ampliamente por los ingleses, bajo anestesia general con cincel y martillo, descrita inicialmente por Ward6,15,82-91, la via bucal usando osteotomías con fresa para lograr acceso, osteotomías sagitales para molares muy profundos17,92-95, extraoral para molares cerca de la basal, corticotomias bucales y/o vestibular para molares profundos96.

DISCUSIÓN

1-Existen una cantidad de instrumental para realizar el procedimiento quirúrgico de terceros molares, el éxito del procedimiento no está determinado por los implementos utilizados en la cirugía, existen otros factores como la habilidad, destreza, conocimientos de la técnica, experiencia del cirujano y un entrenamiento adecuado. Los avances tecnológicos pueden disminuir las posibles complicaciones postoperatorias, depende de los diferentes profesionales conocerlos y aplicarlos correctamente.

CONCLUSIONES

1-Ha Sido halagador ver como han sido modificados muchos de los procedimientos actuales, hoy contamos con un mayor conocimiento sobre la correcta esterilización y las técnicas más conservadoras para tratamientos quirúrgicos.

2-La tecnología ha permitido la incorporación de nuevos equipos que mejoran el procedimiento quirúrgico y también el perfeccionamiento de algunos equipos que en el pasado sirvieron para realizar estos procedimientos.

3- los avances tecnológicos y conocimientos en todos los acampos de la salud, han permitido mejorar el procedimiento quirúrgico de la exodoncia de terceros molares en aras de disminuir el trauma, ansiedad y disminuir algunos efectos adversos que antiguamente se producían por no tener los conocimientos y equipamientos adecuados.

AGRADECIMIENTOS

Quiero agradecer por los dibujos de las diferentes incisiones, el ” Martillo Quirúrgico” y el micromotor de polea a Erika Galvis Pallares.

BIBLIOGRAFIA

1- Winter, G. B. Impacted mandibular third molars. St. Louis: Ed. Amer. Med. Book Co. 1926

2-Pell, G. J,Gregory, G. T. Impacted mandibular third molars: classifications and modified technique for removal. Den. Digest. 1933:39;330

3-Raspall G. cirugía de las retenciones dentarias. En Cirugía oral. Raspall G. Edit. Médica Panamericana. 1994. Madrid. Capítulo 5 .Pág.155-158.

4-Chaparro A, Pérez S, ValmasedaE, Berini L, Gay C. Morbidity of third molar extraction in patients between 12 and 18 years of age. Med Oral Patol Oral Cir Bucal 2005;10:422-431.

5-Akadiri O, Obiechina A. Assessment of Difficulty in Third Molar Surgery A Systematic Review. J Oral Maxillofac Surg. 2009; 67:771-774

6-Farish S, Bouloux G. General Technique of Third Molar Renoval. Oral Maxillofacial Surg Clin N Am 2000; 19: 23-43.

7-Laissle G, Aparicio P, Uribe F1, Alcocer D. Comparación del postoperatorio de dos colgajos en cirugía de terceros molares inferiores. Rev Esp Cir Oral Maxilofac 2009;31(3):185-192.

8-Llerena G, Arrascue M. Tiempo de cirugía efectiva en la extracción de los terceros molares realizadas por un cirujano oral y maxilofacial con experiencia. Rev Estomatol Herediana 2006; 16(1): 40 – 45.

9- Susarla SM, Dodson TB. How Well Do Clinicians Estimate Third Molar Extraction Difficulty?. J Oral Maxillofac Surg. 2005;63:191-199.

10- Susarla SM, Dodson TB. Risk factors for third molar extraction difficulty. J Oral Maxillofac Surg. 2004;62:1363-1671. 11-Ohshima A, Arij Y, Goto M, Izumi M, Naitoh M, Kurita K, Shimozato K, Arrigí E. Anatomical considerations for the spread of odontogenic infection originating from the pericoronitis of impacted mandibular third molar: Computed Tomographic analices. Oral Surg Oral Med Oral Pathol Oral Radiol Endod. 2004; 98(5):589-597.

12-Yuasa H, Kawai T, Sugiura M: Classification of surgical difficulty in extracting impacted third molars. Br J Oral Maxillofac Surg. 2002; 40:26-31.

13- Macgregor AJ: The radiological assessment of ectopic lower third molars. DDSc thesis, Leeds, UK, University of Leeds, 1976

14-Tamashiro T, Arias P. Alternativa en el manejo del paciente quirúrgico en 1,570 casos de terceros molares retenidos (Tratamiento efectivo utilizado para este estudio a lo largo de 10 años). Revista Odontológica Mexicana.2010:14(1);38-43

15-Abu-El Naaj I, Braun R, Leiser Y, Peled M. Surgical Approach to Impacted Mandibular Third Molars-Operative Classification. J Oral Maxillofac Surg 2010: 68:628-633.

16- http://depositodental.tripod.com/historia-rx.html Descargado Agosto 20 de 2011

17-Sencimen M, Varol A, Aydin Gülses A, Altug A. Extraction of a deeply impacted lower third molar by sagittal split osteotomy. Oral Surg Oral Med Oral Pathol Oral Radiol Endod 2009; 108:e36-e38.

18- Landi L, Manicone P, Piccinelli S ,Raia A, Raia R. A Novel Surgical Approach to Impacted Mandibular Third Molars to Reduce the Risk of Paresthesia: A Case Series. J Oral Maxillofac Surg. 2010; 68:969-974.

19- Campbell A, Costello B. Retrieval of a Displaced Third Molar Using Navigation and Active Image Guidance. J Oral Maxillofac Surg. 2010;68:480-485.

20- Susarla S, Blaese Br, Magalnick D. Third molar surgery and associated complications. Oral Maxillofacial Surg Clin N Am 2003;15:177-186.

21- Bouloux G, Steed M, , Perciaccante V. Complications of Third Molar Surgery. Oral Maxillofacial Surg Clin N Am 2007; 19: 117-128.

22-Pasqualini D, Cocero N, Castella A, Mela L, Bracco P. Primary and secondary closure of the surgical wound after removal of impacted mandibular third molars: a comparative study. Int. J. Oral Maxillofac. Surg. 2005; 34: 52-57.

23- Szücs A, Péter Bujtár P, Sándor G, J Barabás J. J Can Dent Assoc2010;76:a72.

24-Tagara H , Ng S. Diagnostic difficulties of complex root morphology: case study of a lower wisdom tooth. British Journal of Oral and Maxillofacial Surgery.2005; 43: 177-179.

25- Lübbers HT, Matthews F, Damerau G, Kruse AL, Obwegeser JA, Grätz KW, Eyrich GK. Anatomy of impacted lower third molars evaluated by computerized tomography: is there an indication for 3-dimensional imaging? Oral Surg Oral Med Oral Pathol Oral Radiol Endod 2011; 111:547-550.

26- Susarla SM, BA, Dodson TB. Preoperative Computed Tomography Imaging in the Management of Impacted Mandibular Third Molars. J Oral Maxillofac Surg2007; 65:83-88.

27-Zadik Y, Levin L. Decision Making of Israeli, East European, and South American Dental School Graduates in Third Molar Surgery: Is There a Difference? J Oral Maxillofac Surg2007: 65:658-662.

28- Gomes AC, Vasconcelos BC, Silva ED, Caldas Ade F Jr, Pita Neto IC. Sensitivity and specificity of pantomography to predict inferior alveolar nerve damage during extraction of impacted lower third molars. J Oral Maxillofac Surg. 2008;66(2):256-259.

29- Almendros N, Alaejos E, Quinteros M,. Berini L,Gay C-Escoda: Factors influencing the prophylactic removal of asymptomatic impacted lower third molars. Int. J. Oral Maxillofac. Surg. 2008; 37: 29-35.

30- Kalantar M, Shafeie H. Technique to manage simultaneously impacted mandibular

second and third molars in adolescent patients. Oral Surg Oral Med Oral Pathol Oral Radiol Endod 2007;103:464-466.

31- Friedrich R, Ulbrich C, Baronesse L. The influence of wisdom tooth impaction on root formation. Ann Anat.2003; 185:481-492.

32- Bodner L, Brennan P b, McLeo N. Characteristics of iatrogenic mandibular fractures associated with tooth removal: review and analysis of 189 cases. British Journal of Oral and Maxillofacial Surgery. . 2011 49(7):567-572.

33- Singh H, Lee K, Ayoub A. Management of asymptomatic impacted wisdom teeth: a multicentre comparison. British Journal of Oral and Maxillofacial Surgery 1996;( 34): 389 -393.

34- Wagner K, Otten J, Schoen R, Schmelzeisen R. Pathological mandibular fractures following third molar removal. Int. J. Oral Maxillofac. Surg. 2005; 34: 722-726.

35- Baykul T, Erdem E, Dolanmaz D, Alkan A. Impacted Tooth in Mandibular Fracture. J Oral Maxillofac Surg 2004:(62):289-291.

36- Bell G. Use of dental panoramic tomographs to predict the relation between mandibular third molar teeth and the inferior alveolar nerve Radiological and surgical findings, and clinical outcome. British Journal of Oral and Maxillofacial Surgery 2004;(42): 21-27.

37- De Freitas R. Marin JL Cirurgia dos dentes inclusos, Capítulo 10. Pág 154-157. En Cirurgia bucomaxilofacial. De Freitas R. São Paulo: Edit Santos. 2006.

38- Ries GA. Estudio radiográfico de los maxilares y de sus estructuras. Anestesia. Parte primera. En cirugía bucal. Ries GA. Pág.16-17. Buenos Aires: Ed. El Ateneo, 1979.

39-Barbieri G, Flores J, Escribano M, Discepoli N.Actualización en radiología dental. Radiología convencional Vs digital. Av. Odontoestomatol 2006; 22-2: 131-139.

40- De Freitas R. De Souza D. Assepsia, anti-sepsia, esterilização e biosegurança,Capítulo 3. Pág 16,20. En Cirurgia bucomaxilofacial. De Freitas R, São Paulo: Edit Santos. 2006

41- Ries GA. Técnica quirúrgica. Parte segunda. En cirugía bucal. Ries GA. Pág.69. Buenos Aires: Ed. El Ateneo, 1960.

42- De Freitas R, De Souza D. Assepsia, anti-sepsia, esterilização e biosegurança,Capítulo 3..Pág 22-24. En Cirurgia bucomaxilofacial, De Freitas R. São Paulo: Edit Santos. 2006

43-Raspall G. El acto quirúrgico. Capítulo 3. En Cirugía oral. Raspall G. Edit. Médica Panamericana. 1994. Madrid. Capítulo 5 .Pág.30,35.

44- De Freitas R, De Souza D. Assepsia, anti-sepsia, esterilização e biosegurança,Capítulo 3..Pág 26. En Cirurgia bucomaxilofacial, De Freitas R. São Paulo: Edit Santos. 2006

45-Raspall G. Anestesia local y regional. Capítulo . En Cirugía oral. Raspall G. Edit. Médica Panamericana. 1994. Madrid. Capítulo 5 .Pág.30,35.

46- Hall H.Kruger G. Principios de la técnica quirúrgiaca. En Cirugia bucomaxilofacial. Kruger G .Edit Panamericana . 6 Ed 1986 México. Pág 23.

47- Ries GA. Anestesia. Parte tercera. En cirugía bucal. Raspall G. Buenos Aires: Ed. El Ateneo, 1979. Pág.97-99.

48- Ries GA. Sala de operaciones y dispositivos quirúrgicos. Parte tercera. En cirugía bucal. Raspall G. Pág.49 Buenos Aires: Ed. El Ateneo, 1979.

49-Raspall G. Acto quirúrgico. Capítulo 3. En Cirugía oral. Raspall G. Edit. Médica Panamericana. 1994. Madrid. Capítulo 5 .Pág.68.

50- De Freitas de R. Carvalho de C. Principios de técnica cirúrgica: diérese,hemostasia, síntese. Capítulo 4..Pág 34. En Cirurgia bucomaxilofacial. De Freitas R. São Paulo: Edit Santos. 2006

51- Amarillas E, Toranzo J, Martínez R, Loyola M, Hidalgo J, Fierro V, Gordillo A, Pozos A. Use of Therapeutic Laser After Surgical Removal of Impacted Lower Third Molars. J Oral Maxillofac Surg. 2010;68:319-324.

52- España AJ, Arnabat J, Berini-Aytés L, Gay-Escoda C. Aplicaciones del láser en Odontología. RCOE, 2004:9(5);497-511.

53-Guinot R, EspañaAJ, Berini-Aytés L, Gay-Escoda C Utilización de

otros láseres en Odontología: Argón, Nd:YAP y Ho:YAG. RCOE 2004; 9(5):581-586.

54- Mead SV. Incidence of impacted teeth. Int. Orthodont. oral Surg. Radiol., 1930;(16):885-890.

55- Cogeswell, WW. Variations in normal anatomic struture. J. Oral Sint. Ass. 1933;(20);2:1423-1427.

56-Avellanal, C. D. Cirugía odontomaxilar. Buenos Aires: Ed. Ediar, 1946.

57- Ward TG. The split bone technique for removal of lower third molars. Brit. dent. J, 1956;201; 297-304.

58- Maurel, G. Clinica y Cirugía maxilo-facial. Buenos Aires: Ed. Alfa, 1959.

59- Kruger, G. O. Management of impactions. Dent. Clin. N. Amer.1959; 707-722.

60- Ries Centeno GA. El tercer molar inferior retenido. Ries Centeno GA. Buenos Aires: Ed. El Ateneo, 1960.

61- Szmyd L. Impacted teeth. Dent Clin North Am 1971;15:299-318.

62- Berwick WA. Alternative method of flap reflection. Br Dent J 1966;20;121(6):295-296.

63-Howe GL The management of impactedmandibular third molars. In: Minor oral surgery. 2. ed. cap III, p.41-71. Bristol, 1971.

64- Lotter R. Periodontal considerations in the extracion of retained wision teeth varyng technics. Chir. Dent. Fr., 1984; 252:(5);35-44.

65- Berzaghi, CM Curcio R. Incisão em M.Revista da Ass. Paulista de Odontologia, 1989;43(5):32-34

66-Stevão EL, Azoubel E. Técnica alternativa para remoção de terceiros molares submucosos e intra-ósseos da mandíbula, BCI .1998;5(2):15-19

67-Saad neto, S.J.; et al. Sinopse de Cirurgia e Traumatología BucomaxiloFacial. Faculdade de Odontologia de Araçatuba, 2000.

68-Nageshwar. Comma Incision for Impacted Mandibular Third Molars. J Oral Maxillofac Surg 2002;60:1506-1509.

69-Suarez M, Gutwald R, Reichman J, Otero X, Schmelzeisen R. Marginal flap versus paramarginal flap in impacted third molar surgery: A prospective study. Oral Surg Oral Med Oral Pathol Oral Radiol Endod 2003;95:403-408.

70-Ries Centeno GA. Sala de operaciones y dispositivos quirúrgicos. Parte tercera. En cirugía bucal. Ries GA. Pág.68 Buenos Aires: Ed. El Ateneo, 1979.

71- De Freitas R. Carvalho de C. Principios de técnica cirúrgica: diérese, hemostasia, síntese. Capítulo 4.Pág 26. En Cirurgia bucomaxilofacial. De Freitas R.São Paulo: Edit Santos. 2006.

72-Kruger G. Dientes retenidos. En cirugia bucal y maxilofacial. Kruger G. Edit. Médica Panamericana.1984. México. Capítulo 2 Pág.90.

73-Ries Centeno G. Técnica quirúrgica. Parte 2. En cirugía bucal. Ries Centeno GA Editorial el ateneo 1979. Argentina. Pág. 51-53.

74- Historia de la odontología. URL: htpp://www.historiadelaodontologia.com

75-Barone A, Marconcini S, Giacomelli L, Rispolli L, Calvo J, Covani U. A Randomized Clinical Evaluation of Ultrasound Bone Surgery Versus Traditional Rotary Instruments in Lower Third Molar Extraction. J Oral Maxillofac Surg 2010:68:330-336.

76-Sasaki KM, Aoki A, Ichinose S, Yoshino T, Yamada S, Ishikawa I. Scanning electron microscopy and Fourier transformed infrared spectroscopy analysis of bone removal using Er:YAG and CO2 lasers. J Periodontol. 2002 ;73(6):643-652.

77- Rupprecht S, Tangermann K, Kessler P, Neukam FW, Wiltfang J. Er:YAG laser osteotomy directed by sensor controlled systems. J Craniomaxillofac Surg. 2003 Dec;31(6):337-342.

78- Pourzarandian A, Watanabe H, Aoki A, Ichinose S, Sasaki KM, Nitta H, Ishikawa I. Histological and TEM examination of early stages of bone healing after Er:YAG laser irradiation. Photomed Laser Surg. 2004 Aug;22(4):342-350.

79-Lee CY. A new method to harvest ramus bone using the erbium, chromium:yttrium-scandium-gallium-garnet laser. J Oral Maxillofac Surg. 2005 Jun;63(6):879-882.

80-Abu-Serriah M, Critchlow H, Whitters CJ, Ayoub A. Removal of partially erupted third molars using an Erbium (Er):YAG laser: a randomised controlled clinical trial. Br J Oral Maxillofac Surg. 2004 Jun;42(3):203-208.

81-Pourzarandian A, Watanabe H, Ruwanpura SM, Aoki A, Noguchi K, Ishikawa I. Er:YAG laser irradiation increases prostaglandin E production via the induction of cyclooxygenase-2 mRNA in human gingival fibroblasts. J Periodontal Res. 2005 Apr;40(2):182-186.

82- Ward TG. The split bone technique for removal of lower third molars. Br Dent J 1956;101:297.

83- Praveen G, Rajesh P, Neelakandan RS, Nandagopal CM.Comparison of morbidity following the removal of mandibular third molar by lingual split, surgical bur and simplified split bone technique. Indian J Dent Res. 2007 Jan-Mar;18(1):15-18.

84- Hindy AM, Ismaiel ME, Fayed N. Modified lingual split technique versus conventional buccal technique in odontectomy of impacted mandibular third molars. Egypt Dent J. 1995;41(2):1137-1144.

85- Rud J.Reevaluation of the lingual split-bone technique for removal of impacted mandibular third molars.J Oral Maxillofac Surg. 1984 Feb;42(2):114-117.

86-Rood JP.Lingual split technique. Damage to inferior alveolar and lingual nerves during removal of impacted mandibular third molars. Br Dent J. 1983 Jun 25;154(12):402-403.

87-Rood JP. Degrees of injury to the inferior alveolar nerve sustained during the removal of impacted mandibular third molars by the lingual split technique. Br J Oral Surg. 1983;21(2):103-116.

88-Lewis JE. Modified lingual split technique for extraction of impacted mandibular third molars.J Oral Surg. 1980;38(8):578-583.

89- Rood JP, Yates C, Buchanan M. Postoperative swelling and trismus after mandibular third molar removal with the lingual split bone technique. Int J Oral Surg. 1979;8(1):31-35.

90- Pogrel M,Goldman K. Lingual Flap Retraction for Third Molar Removal. J Oral Maxillofac Surg2004;62:1125-1130.

91-Obiechina A Oji C, Fasola A. Impacted mandibular third molars : depth of impaction and surgical methods of extraction among Nigerians. Odonto-Stomatologie Tropicale 2001:94;32-36.

92-Jones TA, Garg T, Monaghan A.Removal of a deeply impacted mandibular third molar through a sagittal split ramus osteotomy approach.Br J Oral Maxillofac Surg. 2004;42(4):365-368.

93- Precious DS. Removal of third molars with sagittal split osteotomies: the case for.J Oral Maxillofac Surg. 2004 Sep;62(9):1144-1146.

94- Boffano P, Gallesio C, Bianchi F, Roccia F. Surgical extraction of deeply horizontally impacted mandibular second and third molars. J Craniofac Surg. 2010;21(2):403-436.

95- Mehra P, Castro V, Freitas RZ, Wolford LM. Complications of the mandibular sagittal split ramus osteotomy associated with the presence or absence of third molars. J Oral Maxillofac Surg. 2001 ;59(8):854-8; discussion 859.

96- Tay A. Buccal corticotomy for removal of deeply impacted mandibular molars. British Journal of Oral and Maxillofacial Surgery2007;45: 83-84.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s